Un trágico final le tocó vivir a un adolescente de 15 años, quien tomó la decisión de quitarse la vida en México tras perder a un juego online. La muerte ocurrió el sábado en Piedras Negras, en el estado de Coahuila.

Según informaron medios locales, el menor habría decidido acabar con su vida luego de perder una partida de Free Fire, un videojuego para celulares. La víctima, fue identificada como Humberto “N” y se suicidó al colgarse de una cuerda que ató en un armario dentro de su domicilio, motivado por el enfado de no poder soportar la derrota en el juego. 

Los familiares de Humberto indicaron que fue uno de los hermanos del joven quien lo encontró en el interior de su habitación y llamó a la ambulancia.

Te puede interesar:  ¿La perdonó? Publican la segunda parte del video de los mariachis y dan a conocer el final de la historia

Según versiones extraoficiales, el chico se suicidó después de que otro jugador de Free Fire lo retara a colgarse, sin embargo, las autoridades no lo han confirmado.

Free Fire está entre los juegos favoritos del modo Battle Royale.

Garena Free Fire, similar al popular Fortnite, es un juego de Battle Royal, que se convirtió en el juego móvil más descargado a nivel mundial en 2019. Se basa en un grupo de personas que fueron llevadas a una isla para sobrevivir en feroces batallas.

Adicción, según la OMS

Hace tres años,  la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó la Clasificación Internacional de Enfermedades (IDC, por sus siglas en inglés) y uno de los cambios más llamativos en ese listado de patologías fue la inclusión de la adicción a los videojuegos como un nuevo trastorno mental.

Te puede interesar:  Conmoción y pánico por la aparición del “lobizón”: Video escalofriante

Según el apartado sobre el tema en el IDC-11, este mal se caracteriza por un “comportamiento de juego persistente o recurrente que se realiza principalmente por Internet”.

La OMS anunció que tratará a la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental.

Y se evidencia en tres conductas características: primero, perder el control sobre la frecuencia, la intensidad y la duración de la actividad; segundo, que los juegos pasan a tener prioridad sobre otros intereses de la vida y actividades diarias; tercero, que la conducta se mantiene pese a que empieza a traer consecuencias negativas para la persona.

Según explican, el problema aparece cuando el consumo es abusivo y cambia el comportamiento normal de la persona que lo ejerce. Por eso, se incluyó en el apartado de uso de sustancias perniciosas y otros comportamientos adictivos.

¿Qué tan grave puede llegar a ser la patología? Las profesionales enumeran situaciones diversas, desde chicos que no quieren dejar de jugar para ir a cenar y los padres deben acercarles el plato a la computadora, hasta otros que ya no pueden ir a la escuela y deben buscarles un régimen especial de escolarización paralelo al tratamiento.

Te puede interesar:  Su papá lustrabotas le pagó los estudios y ella le agradeció de una manera muy especial

También mencionan casos de pacientes que no pueden separarse de los personajes de ficción y llegan a dañarse a ellos mismos. Personas que, al limitarles el tiempo de juego, se ponen violentas y llegan a pegar o a lastimarse. Vieron además chicos de 4 años que juegan en el celular todo el día y cuyos padres toman eso como muestra de inteligencia.

Qué te pareció esta nota?
Me Gusta
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enfada

Sigue a TilcaraOnline en Google News

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí