Un gran asteroide con 190 metros de ancho se dirige a la y llegaría a fines del 2021. Según los cálculos de la NASA, si impacta, causaría una devastación mucho mayor que una bomba atómica, 

Conocido como 2018 AH, según las estimaciones de la agencia espacial de Estados Unidos, estima pasará por nuestro planeta el 27 de diciembre.

Y si bien es poco probable que el asteroide golpee el planeta, se espera que pase a una distancia de más de 4,5 millones de kilómetros. A modo de comparación, la distancia entre la y la es de unos 384.000 km.

Los antecedentes de este asteroide

El 2018 AH ya pasó por la antes, y a una distancia mucho más cercana: en 2018 cruzó una distancia de 296,758 km, tres cuartas partes de la distancia entre la y la Luna. En esa oportunidad había pasado desapercibido debido a su penumbra y, por lo tanto, los científicos no lo vieron venir. 

Te puede interesar:  Federación Mundial del Corazón determina que ninguna cantidad de alcohol es saludable

Desde entonces, ningún asteroide de tal tamaño se acercó tanto al planeta, y no se espera que lo haga hasta 2028, cuando llegará el enorme 153814 (2001 WN5) de casi un kilómetro de longitud. Pero este tampoco impactará, ya que se espera que pase a una distancia de alrededor de 249,000 km.

¿Qué pasa si un asteroide golpea en la Tierra?

Según la NASA, cualquier asteroide de 140 metros de diámetro o más grande podría tener un impacto potencialmente catastrófico si se estrellara contra la Tierra.

Por lo general, suele ser difícil de adivinar con precisión, ya que el tamaño a menudo varía. Pero en el caso del 2018 AH, los astrónomos tienen una muy buena idea de cuán destructivo sería porque algo así sucedió antes.

La última vez que un gran asteroide golpeó el planeta fue en 2013, en Rusia, cuando un asteroide de 17 metros explotó en la atmósfera.

Te puede interesar:  Empresa de Elon Musk prepara ensayos clínicos para colocar microchips en el cerebro

Pero el último impacto de un asteroide de este tamaño fue en 1908 sobre el río Podkamennaya Tunguska, también en Rusia, en lo que ahora se conoce como el evento de Tunguska. Se cree que este asteroide tuvo aproximadamente el mismo tamaño que  el 2018 AH.

El número de muertos por el Evento de Tunguska fue extremadamente bajo, y se cree que solo alrededor de tres personas murieron, debido a lo remota y escasamente poblada que estaba la región.

Sin embargo, el daño fue evidente: 80 millones de árboles completamente aplanados, vientos de alrededor de 27 km. y los temblores y las ondas de aire se sintieron tan lejos como Estados unidos e Indonesia.

La naturaleza destructiva de los asteroides, incluso los pequeños, es algo bien conocido por los expertos, y las agencias espaciales de todo el monitorean los posibles impactos, así como también investigan los medios potenciales para detenerlos.

Te puede interesar:  Científicos descubren una serie de huellas creadas por la caída de rocas, lo que sugiere la existencia de actividad sísmica en Marte

Un método para posiblemente detener el impacto de un asteroide es mediante el uso de la desviación, lo que significaría lanzar algo para alterar ligeramente su trayectoria. El más destacado de estos esfuerzos es la Misión de Prueba de Redirección de Doble Asteroide (DART) actualmente en curso.

El programa de la NASA y el Laboratorio de Aplicada busca golpear un asteroide con un cohete con la velocidad suficiente para cambiar su dirección y es el primer intento real de la humanidad de probar una defensa contra el impacto de un asteroide./Crónica

Qué te pareció esta nota?
Me Gusta
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enfada

Síguenos en Google News

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí