El Gobierno decidió reinstaurar el Impuesto a las Ganancias para los trabajadores en la cuarta categoría, fijando un mínimo no imponible de $1.800.000 para personas solteras y $2.200.000 para aquellos casados y con hijos.

Este nuevo sistema incluiría una escala progresiva de impuestos que varía del 5% al 35%, con ajustes trimestrales según el IPC para mantener la proporción inicial.

Javier Milei busca retornar al esquema anterior a la reforma de Ganancias de septiembre de 2023, impulsada durante la campaña electoral por Sergio Massa, la cual estableció que ningún trabajador con un salario bruto inferior a 15 salarios mínimos estaría sujeto al Impuesto a las Ganancias.

El presidente y el ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, respaldaron la reintroducción del Impuesto a las Ganancias, subrayándolo como uno de los impuestos más progresivos.

Te puede interesar:  Inflación de abril cae al 8,8% y acumula 289,4% en un año

Se estima que con los parámetros propuestos por la administración Milei, alrededor de un millón de empleados volverán a estar sujetos a este impuesto, aunque bajo nuevas condiciones, que incluyen escalas más progresivas y actualizables.

Ambos argumentaron que esta acción forma parte de la mejora en la calidad del ajuste fiscal, una demanda planteada por el FMI.

Expertos coinciden en que el piso bajo era un problema, ya que aquellos que ganaban $200.000 por encima del piso pasaban a pagar el 35 por ciento. Ahora, con las reformas, un trabajador soltero que gana hasta $1.800.000, equivalente a un sueldo neto de $1.550.000, no estaría sujeto al impuesto a los ingresos, que es como pasará a llamarse el gravamen.

Te puede interesar:  Inflación de abril cae al 8,8% y acumula 289,4% en un año

Además, explicaron que si ese soltero tiene un sueldo de $2.000.000, lo que equivale a $1.750.000 netos o de bolsillo, seguirá manteniendo la deducción de $1.550.000. Esto significa que pagará impuesto a las Ganancias, pero solo por la diferencia desde el Mínimo No Imponible (MNI), es decir, tributaría por $200.000. Con esta modificación, se elimina el concepto del piso y se vuelve al esquema de deducción.

Los expertos destacaron que aún no se han revelado los detalles sobre las escalas, pero señalaron que, tomando como referencia el proyecto presentado en marzo, había deducciones hasta $1.250.000 brutos, que ahora se elevan a $2 millones netos para personas casadas. Esta actualización representa un aumento del 35%. Si se aplica este mismo aumento a las escalas del impuesto del proyecto de marzo, una persona soltera que gana $2 millones brutos estaría pagando alrededor de $14.000 en impuesto a las Ganancias, lo que equivale a la escala del 9 por ciento.

Te puede interesar:  Inflación de abril cae al 8,8% y acumula 289,4% en un año

Además, se aclaró que “el proyecto de marzo establecía que no fuera retroactivo, y que se iba a fijar una deducción especial para el que no tenga esta situación”.

Qué te pareció esta nota?
Me Gusta
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enfada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí