El lago Poopó, el segundo más grande de Bolivia después del Titicaca, se ha convertido en un desierto en medio de un predominantemente cálido y seco, lo que ha acelerado un proceso que los expertos creen que podría ser irreversible, informaron la semana pasada medios locales.

Ubicado en el departamento occidental de Oruro, el Poopó fue antaño una fuente de vida para los lugareños, que pescaban en sus abundantes aguas y cultivaban a lo largo de sus orillas, donde ahora no queda ni rastro de lo que fue.

Te puede interesar:  Estos son los países con niveles más altos de crimen organizado (y tres son de Latinoamérica)

“La situación empeora”

El lago ha sido víctima durante décadas de la desviación de sus aguas para las necesidades regionales de riego, explican los expertos. Según ellos, su recuperación es cada vez menos probable su recuperación.

“Es como la perfecta“, explica Jorge Molina, investigador de la Universidad Mayor de San Andrés, a Reuters. “Cada año que pasa la situación empeora”, se lamenta.

En este sentido, indicó que en los Andes se viene superando el de temperatura promedio , sobre todo de día, lo que se traduce en un aumento de la evaporación, una realmente seria para un lago poco profundo como es el Poopó.

Te puede interesar:  Un asteroide más grande que la pirámide de Guiza se aproxima a la Tierra este viernes a casi 57.000 km/h

Consecuencias para la

“Ya no es un lago funcional. Un lago que se seca con demasiada frecuencia ya deja de ser funcional para la fauna, la flora y la biodiversidad”, agregó.

Valerio Rojas, un pescador de la zona, asegura que los ancianos del pueblo indígena aymara dicen que el lago se llena cada medio siglo. “¿Será verdad que se llene otra vez el lago? Con esto del cambio climático y la contaminación me parece que el tiempo ya no se puede predecir”, indicó.

Te puede interesar:  Un meteorito atravesó el techo de una casa y cayó en la almohada de una mujer mientras dormía

Lo cierto es que la actual sequía del Poopó está obligando a las comunidades que alguna vez se asentaron en sus orillas a abandonar el lugar. “Las familias decidimos salir de la isla, porque no podemos sobrevivir sin agua, ya no hay vida”, se lamenta Benedicta Uguera, una mujer indígena de la localidad de Untavi.

RT

Qué te pareció esta nota?
Me Gusta
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enfada

Sigue a TilcaraOnline en Google News

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí