Este relato tiene como protagonistas a dos personas. Se trata de Joaquín Manzano, el joven estudiante de abogacía oriundo de la localidad de Oran en la provincia de Salta, 18 años, que fue beneficiario del I.F.E. (Ingreso familiar de emergencia) y que decidió donárselo a un amigo de la familia de 60 años que no obtuvo este beneficio.

Este hombre, según la descripción de los padres de Joaquín, es un buen hombre, trabajador, vive en una pieza alquilada y con esto de la pandemia las cosas se le complicaron como a todos.

Joaquín es hijo de Manolo, trabajador independiente y Andrea, periodista de diario El Tribuno de Salta. El joven recibe una Beca por parte del periódico para el cual trabaja su madre, pero para un estudiante nunca está de más una ayuda extra.

Te puede interesar:  Subsidio de tarifas de luz y gas: quiénes y cómo pueden solicitarlo en junio

Sin embargo pensó en algo mejor, asi que decidió donar el IFE a alguien que lo necesite más que él.

La historia se viralizó a través de las redes sociales por una publicación que realizó en Facebook, Manolo, el papá de Joaquín, orgulloso por el acto de solidaridad que tuvo su hijo.


La publicación relata :

“NO DEBERÍA!!!


No debería porque no puedo ser imparcial , mucho menos objetivo. No debería, porque me afecta y me incluye. No debería porque es mi hijo, pero aun así lo voy a publicar. Obviamente habrá quien critique mi parcialidad pero a esta altura, no me importa.

Joaquín obtuvo del estado la ayuda de $10000 que otorgan a algunos. Juro que no se si lo gestionó o si lo no entregan por ser mayor de edad o cómo no le llegó esa ayuda.

En cambio, éste señor, laburante de años, independiente, por cuestiones de esta pandemia, estaba momentaneamente sin poder trabajar y para colmo no le había salido la ayuda social. Paga un alquiler de una pieza muy modesta y tiene que pagar a diario su comida.

Muchas gente se preguntará, ¿Por qué se lo dieron a él y no al señor de 60 años? ¿Por qué el estado regala así “nuestro dinero”?…

Y lo cierto es que en esta historia lo que hay que destacar es el espíritu solidario de un joven que sin dudarlo le dio casi la totalidad del dinero que recibió como ayuda por parte del estado a una persona que el consideraba que necesitaba más ese dinero.

Te puede interesar:  Subsidio de tarifas de luz y gas: quiénes y cómo pueden solicitarlo en junio

Eso demuestra el amor y la empatía que le inculcaron sus padres en este difícil camino de educar y formar a los hijos, lo que representa sin dudas una gran acción solidaria.

Mirá la historia reproducida a través del portal Tu Voz de Orán:

Me Gusta
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enfada
74132

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí