Las autoridades del estado australiano de Queensland han prohibido a una pareja de veganos poseer mascotas durante tres años y los obliga a pagar una multa de unos 7.000 estadounidenses después de que se descubriera que alimentaban a dos cachorros de perro con garbanzos, quinoa, arroz y grano, lo que provocó desnutrición grave en los animales, según informó este jueves ABC.

Roo y Ula, dos cachorros de raza bull arab, un tipo de perro desarrollado en para la caza de cerdos, fueron incautados de James McKenzie y Megan Price en mayo de 2020 luego que inspectores de la Real para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (RSPCA) visitaran varias veces la propiedad de la pareja para investigar informes de crueldad animal.

Te puede interesar:  Un albañil les destruyó la casa a sus jefes porque en vez de pagarle se fueron de vacaciones

Durante esas visitas descubrieron, entre otras cosas, que Roo presentaba peso bajo, no podía ponerse de pie y tenía ampollas en el estómago a causa de un yeso casero que elaboró la pareja para curarle una lesión en la pata y que el animal frotó contra su piel. Además, McKenzie y Price afirmaron que se les había terminado la para perros y que no tenían dinero para comprarla ni para llevar a las mascotas al veterinario para su tratamiento. En otra ocasión, mintieron a la RSPCA diciendo que los cachorros habían muerto.

Tras el registro de la casa de la pareja, se descubrió que no había comida para perros ni productos cárnicos en la propiedad. “Usted come animales asesinados, nunca será como nosotros, somos veganos y amamos a los animales”, señaló McKenzie a un inspector de la RSPCA cuando los cachorros estaban siendo incautados.

Te puede interesar:  Las últimas horas de Anna y Olivia: investigadores creen que el padre drogó a sus hijitas antes de asesinarlas

Evaluados como “demacrados” y con graves deficiencias de calcio, Roo y Ula fueron sometidos a varios días de tratamiento de emergencia. Según los veterinarios, aproximadamente tres meses de dieta inapropiada habían provocado un desequilibrio nutricional grave en los dos animales. 

Mientras que Ula se recuperó y fue readoptada, Roo tuvo que ser sacrificado por consejo de tres veterinarios independientes que consideraron que el animal sufriría dolor el resto de su vida.

Te puede interesar:  Un padre metió a sus hijitas en bolsas, las ató al ancla de su lancha y las tiró al mar

 RT

Qué te pareció esta nota?
Me Gusta
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enfada

Sigue a TilcaraOnline en Google News

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí