En medio de uno de los peores años en materia de incendios forestales a nivel país, la Cámara de Diputados dio media sanción a un proyecto de ley impulsado por el oficialismo que busca proteger los ecosistemas de los incendios accidentales o intencionales y prohibir la venta de terrenos incendiados en plazos que van de 30 a 60 años, para evitar prácticas especulativas y emprendimientos inmobiliarios.

La iniciativa sobre la ley tuvo 132 votos a favor, principalmente del Frente de Todos, los interbloques Federal y de Unidad Federal para el Desarrollo, y la izquierda, y 96 en contra, de Juntos por el Cambio, el Movimiento Popular Neuquino y el Partido Social.

El texto de ley lleva la firma del presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, y establece que “no se podrá cambiar el uso de esas zonas para emprendimientos inmobiliarios o cualquier actividad agrícola que sea distinta al empleo y destino que la superficie tuviera como habitual al momento del incendio”.

Te puede interesar:  Tras la convocatoria de ayer, Fernández ahora advierte por un rebrote de Covid-19

La ley remarca que ese uso no podrá ser modificado por el término de 60 años para que “los bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales” tengan garantizadas las “condiciones para la restauración de las superficies incendiadas”

En esos plazos “no se podrán realizar en los bosques naturales o implantados la división, subdivisión, loteo, fraccionamiento o parcelamiento, total o parcial, o cualquier otro emprendimiento inmobiliario, distinto al arrendamiento y venta, de tierras particulares”.

Te puede interesar:  Tras la convocatoria de ayer, Fernández ahora advierte por un rebrote de Covid-19

En el caso de que se trate de una zona agrícola, se impone una limitación de 30 años. Tampoco se podrá “hacer cualquier actividad agrícola que sea distinta al uso y destino que la superficie tuviera al momento del incendio”.

El debate tuvo fuertes momentos de tensión, especialmente cuando el diputado oficialista Leonardo Grosso aseguró que “el fuego va a dejar de ser un negocio” y cuestionó a funcionarios de la gestión anterior. Grosso consideró que “es incompatible ser medioambientalista y neoliberal: ser de Cambiemos y medioambientalista”, lo que produjo fuertes gritos por parte de Juntos por el Cambio que obligaron al presidente de la Cámara, Sergio Massa, a pedir silencio.

Te puede interesar:  Tras la convocatoria de ayer, Fernández ahora advierte por un rebrote de Covid-19

Desde Juntos por el Cambio, el presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, señaló: “Compartimos la agenda vinculadas a los temas ambientales”, dijo pero consideró que el proyecto que “nos propone el oficialismo no otorga una mayor protección ambiental”. “El proyecto es un berenjenal y mete todo en una misma bolsa donde no hay separación entre los incendios accidentales e intencionales”, afirmó y dijo que “legislan sobre las cenizas”.

Qué te pareció esta nota?
Me Gusta
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enfada

Sigue a TilcaraOnline en Google News

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí