www.tilcaraonline.com
Diario Digital de Tilcara. Noticias regionales, del país y el mundo.

Perdió a su perra en 2007, tras 12 años de búsqueda la encontró a más de 1.000km de distancia

Dutchess la fox terrier salió por la puerta de la casa de su dueña en Orlando un día de febrero de 2007 y no regresó. Devastada Katheryn Strang hizo carteles de "perro perdido" y realizó viajes diarios al refugio local durante meses, desesperada por encontrarla.

0 1.364
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me sorprende Me entristece Me enfada
43

El viernes, Strang finalmente consiguió la reunión que había estado esperando, 12 años después de que Dutchess desapareciera. Un hombre encontró a la perra debajo de su cobertizo en el área de Pittsburgh, a casi 1.500 Kilómetros de Orlando. Llevó al animal tembloroso a un refugio, Humane Animal Rescue. Allí, un escaneo del microchip de Dutchess la vinculó con Strang, quien desde entonces se había mudado a Boca Raton, Florida.

En el refugio el viernes, Strang lloró cuando un empleado le entregó a su perra que siempre había esperado que algún día regresara con ella. Los miembros del personal publicaron imágenes del encuentro con su dueña en Facebook , escribiendo: “Es por eso que hacemos lo que hacemos”.

Dutchess, hola bebé! te extrañé!, dice Strang mientras acaricia la cara de la perrita. “Tu carita es toda blanca”.

Nadie sabe cómo Dutchess hizo el viaje a Pittsburgh, o qué ha estado haciendo durante los últimos 12 años. Strang bromeó diciendo que la perra podía “contarme algunas historias”. Dijo que no podía imaginar que Dutchess hubiera recorrido todo el camino.

La perrita, ahora tiene 14 años, si bien se encontraba en buen estado de salud tenía hambre, estaba temblando y necesitaba un corte de uñas cuando llegó al refugio, reportó Torin Fisher, consejera de admisiones de la organización Humane Animal Rescue.

También podría interesarte:  VIDEO | Perros ven que su dueño es asaltado con pistola y lo rescatan valerosamente

Los empleados del refugio pronto encontraron el microchip, un dispositivo implantado que contiene un número único que se puede rastrear hasta el dueño de un animal. Al ver que la dueña de Dutchess vivía en Florida, Fisher pensó que la familia debía haberse mudado recientemente a Pittsburgh. Solo cuando llamó a Strang se dio cuenta “cuán increíble era la situación”.

“Toda la historia ocurrió mientras hablábamos por teléfono, confesó Fisher. “Y estábamos igualmente tan emocionados, conmocionados y sorprendidos”.

Strang siempre había mantenido la esperanza de que Dutchess pudiera ser encontrada, incluso después de tantos años. Pagó una tarifa anual de 15 dólares para mantener activo el microchip, y declaró que la habría seguido buscando durante años.

Aun así, estaba incrédula mientras conducía a Pittsburgh.

Qué te pareció esta nota?
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me sorprende Me entristece Me enfada
43