A comienzo de mes, el Banco Central relanzó su política monetaria para enfrentar la crisis del dólar y las reservas basada en cuatro ejes: tasas, tipo de cambio, regulaciones cambiarias y política de crédito.

Pero nada de eso dio resultado, en las últimas horas desde el seno del organismo filtraron a la prensa que no quedan más reservas y se están utilizando los billetes de los ahorristas para que importadores paguen sus obligaciones.

“Tengo la información real de alguien del Banco Central de que no queda ni un solo dólar líquido. Puede haber yuanes u oro pero dólares líquidos, cero”, afirmó el respetado economista Ricardo Arriazu.

Te puede interesar:  Otro golpe al bolsillo: El Gobierno confirmó que se viene un fuerte aumento en la luz y el gas

En la misma línea se expresó la consultora Marina Dal Poggetto: “Es cierto lo que dice Arriazu. No hay un solo dólar en el Banco Central”.

Pero lo más grave de la situación es que estarían usando para algunas importaciones dólares que no tienen en el Banco Central. “Me dicen que usaron exactamente 550 millones de dólares que no son de ellos sino tuyos porque no hay dólares genuinos”, afirmó el periodista Osvaldo “Bebo” Granados.

Te puede interesar:  Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este viernes 27 de noviembre

En tanto, este jueves Arriazu participó de una conferencia de Quinquela Fondos y advirtió que “una devaluación no soluciona nada”, sino que sería el disparador de fuerte conflictividad social porque el problema no es tanto económico como político.

“Lo peor que pueden hacer es devaluar. Una devaluación bien hecha se traslada a precios en un 90 por ciento en el transcurso de dos meses, y una devaluación mal hecha se traslada a 110 por ciento a precios en semanas”, dijo. De todas formas, no descartó que el Gobierno termine “devaluando si el Banco Central se queda sin reservas”.

Me Gusta
Me Gusta Me Encanta Me Divierte Me Sorprende Me Entristece Me Enfada

Sigue a TilcaraOnline en Google News

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí